Páginas vistas en total

miércoles, 20 de junio de 2012

ELEAZAR HUERTA VALCÁRCEL, TOBARREÑO ILUSTRE











Tobarreño Ilustre:
D. Eleazar Huerta Valcárcel (1903-1973)

Nace en Tobarra el 22 de Diciembre de 1903, hijo de D. Eleazar Huerta Puche, profesor, y de Dª Milagros Valcárcel García, su personalidad es, sin lugar a dudas, una de las más importantes de entre los personajes políticos del Albacete de la II República, poeta, abogado del Estado, Director General de lo Contencioso en el Gobierno de Azaña, un hombre que llegaría a ser el 26º Presidente de la Diputación Provincial de Albacete el 1 de Marzo de 1936 durante la malograda II República, a la postre victima del fascismo en España y en Chile.
Asiduo colaborador de algunas publicaciones como "El Progreso" (1921-1922), del que era Director, "Agora", "Altozano", "El Eco del Pueblo" y "República". Como poeta ganó el Premio de la Asociación de la Prensa de 1934,
De su actividad estrictamente profesional, entendía desde 1927 en causas de pobres y condenas de muerte, según datos facilitados por el Colegio de Abogados, llegando en 1936 a ser elegido decano de esta institución, cargo que desempeñó hasta 1939.
Destacado miembro del Partido Socialista, ocupó varios cargos en su representación. Así, el 1 de marzo de 1936, tras ser elegido concejal por el distrito de Santa Quiteria, es nombrado presidente de la Diputación
Provincial, permaneciendo en este puesto hasta el Decreto de disolución de las Comisiones Gestoras en diciembre de este mismo año. Para conocer su opinión sobre los diversos aspectos de la gestión al frente de esta Administración, puede consultarse la amplia entrevista que concedió al "Defensor de Albacete" con motivo de su elección el día 10 del mes citado.
Sin embargo, no era la primera vez que D. Eleazar Huerta era nombrado diputado provincial. Durante el llamado "Bienio Negro" fue designado para este cargo, negándose a tomar posesión del mismo.
Otros cargos ejercidos fueron la Alcaldía de Albacete durante 1937 y el de colaborador, como miembro de pleno derecho, del llamado Plan Hidráulico durante 1936.
Al término de nuestra Guerra Civil, D. Eleazar Huerta se exilió en Chile, en donde desarrolló una intensa labor intelectual, alcanzando un reconocido prestigio como filólogo y escritor. Murió en Santiago de Chile en 1975.
Un grupo importante de inmigrados españoles -algunos testimonios cifran la cantidad en unas cincuenta personas-, llegó, a fines de diciembre de 1939, a Buenos Aires a bordo de otro barco mítico; el "Formosa". La gran mayoría de ellos siguieron viaje a Chile. Entre ellos venían Antonio Rodríguez Romera y su esposa Adela Laliga; Vicente Mengod; el profesor Alejandro Tarragó y su hermano, el escultor Claudio Tarragó, quien en Barcelona tenía un taller de escultura decorativa y había ornamentado algunos edificios para la Exposición Universal del año 1929; Eleazar Huerta y el arquitecto Germán Rodríguez Arias. También formaron parte de ese viaje los hermanos del poeta Antonio Machado; José y Joaquín Machado, con sus respectivas familias.
 
Publicó Cancionero Mozo en 1934, asumiendo una estética que arranca del clasicismo y donde conviven versos magníficamente modernistas traídos de otros mares que él cruzará luego, "haciendo medida del planeta y de su anchura"
Sería en 1939, con una guerra civil recién perdida y camino del destierro primero a tierras francesas y más tarde a Chile.
Escribe entonces Libro de Alo, que nunca llegó a publicar en vida, recorriendo Francia y "sus contadas horas", y atravesando el Atlántico, herido por "la plenitud de Dios que nos ignora", hasta llegar a los Andes, en 1939 llegaría a Chile, nación que  le acogería con los brazos abiertos, como a tantos españoles que huyeron del hambre y de la dura represión política,  de donde nunca más regresaría.
Su extraordinaria calificación universitaria le valdría para encontrar trabajo en la Universidad, de la que pronto fue Catedrático de Historia. Tendría dos hijos (Mario y Milagros), que se educarían en la cultura chilena, pero que nunca abandonarían la nacionalidad española, el primero estudiaría Veterinaria y la segunda Economía en Estados Unidos.
El 13 de septiembre de 1973 se truncaría la esperanza de democracia en Chile que tanto buscaba Eleazar con el golpe de estado del fascista y dictador Augusto Pinochet.
Una de los momentos más duros de Eleazar es el que a continuación se relata.
"A la mañana siguiente del golpe de estado, Eleazar se encontraba sentado en la cama para empezar a vestirse e ir a la Universidad, cuando Emilia, su mujer, entró a darle una tremenda noticia de que su hijo Mario era uno de los desaparecidos en una de las primeras rondas fascistas. No pudo soportar el dolor de la desaparición de su hijo y un fulminante infarto le mató en el acto. Emilia se encontró de pronto con su hijo muerto, su hijo desaparecido y temiendo lo peor por él, y su hija ausente sin posibilidad de regresar. (...) tras complicadas gestiones localizó a su hijo todavía vivo en ese campo de exterminio llamado Valparaiso al borde de no poder soportar más ese dolor. Con la intervención de algún alma caritativa, a su regreso a Santiago, consiguió salvar a Mario de una muerte segura". (Extraído del Artículo publicado por Francisco López Fuster en el Diario La Verdad de Albacete)
Finalmente el 14 de septiembre de 1973 Eleazar Huerta Valcárcel moría lejos de su tierra natal que nunca más llegaría ver.


Bibliografía FRANCISCO ARIAS SOLÍS

No hay comentarios:

Publicar un comentario